jueves, 11 de septiembre de 2008

Graus recibe el viernes la animación infantil de K de Calle y el sábado a los títeres de cachiporra de Teatro Arbolé.

La Red Aragonesa de Espacios Escénicos (RAEE) ha programado este fin de semana en el municipio oscense de Graus dos espectáculos protagonizados por las compañías aragonesas:

En http://www.aragonliberal.es/

K de Calle, especializada en la animación infantil, y Arbolé con sus célebres títeres de cachiporra que viajarán en su teatro ambulante.

Las “Músiko Moskas” de K de Calle llenarán de ritmo y fantasía las calles y plazas de Graus el viernes, a partir de las 12 horas. Extravagantes músicos, espectaculares zanquistas, variados juegos y divertidas coreografías hacen que éste sea un espectáculo participativo, diferente e innovador, visual y auditivo para todos los públicos.

El sábado, los títeres de cachiporra de Arbolé llegarán a Graus con su teatro ambulante, capitaneados por el popular personaje Pelegrín, para poner en escena sus aventuras a partir de las 18 horas en el Parque de la Constitución. Son varias las claves del éxito de este género que: la participación y el diálogo con los espectadores, el ritmo trepidante y a veces frenético de los muñecos y el efecto catártico de la cachiporra. Teatro Arbolé ha recuperado estos títeres y los ha llevado a su máxima expresión junto al popular personaje Pelegrín.

12/09/2008 (viernes) – Graus – 12 horas – Calles y plazas - La compañía K de Calle presenta el espectáculo de animación infantil “Músiko Moskas”.

13/09/2008 (sábado) – Graus – 18 horas – Parque de la Constitución – El teatro ambulante de la compañía Arbolé representa “Títeres de cachiporra”.

Teatro K de Calle (Aragón) – MúsiKo Moskas





Músiko Moskas se concibe como un espectáculo itinerante, muy solicitado en la RAEE, de música en directo y animación de Calle, en el que un grupo de Músiko Moskas, junto a su nido de Moskas, recorren el espacio tocando divertidas composiciones musicales. Además de los músicos, habrá un zanquista de bote, que pondrá un punto más de espectacularidad con sus virtuosos saltos y extravagantes movimientos. Las Músiko Moskas son divertidas y graciosas moscas que con su ritmo melódico y marchoso invitan a la diversión. La interacción continua con el público, las acciones conjuntas de todos estos simpáticos bichos y su música acompañada en ocasiones de coreografías divertidas hacen de los Músiko-Moskas un espectáculo diferente e innovador, visual-auditivo para todos los públicos.




K de Calle, Teatro-Animación nace en 1982, fruto de una iniciativa en la que tratan de armonizarse aspectos teatrales y pedagógicos, buscando la participación de los chavales y su integración en los espacios de calle. Tras unos años de consolidación, K de Calle se concibe como una organización teatral dedicada a la creación de espectáculos de Teatro de Calle, Teatro infantil-participativo de Calle y otros eventos culturales. Les avalan sus 24 años de existencia y más de 2.000 representaciones, Campañas, Festivales y Ferias Nacionales e Internacionales, actuaciones por toda la geografía española así como en países como Francia, Inglaterra, EEUU, Irlanda u Holanda.




Teatro Arbolé (Aragón) Títeres de cachiporra




Teatro Arbolé presenta en la RAEE un espectáculo que pretende recoger la tradición más antigua en el teatro para títeres: la cachiporra, un género teatral que en España siempre tuvo grandes creadores. Y Para estos muñecos ha fabricado un teatro ambulante, una barraca que contiene un teatro que llega a todos los sitios. A través de Federico García Lorca ha llegado hasta nosotros la vieja tradición del teatro de cachiporra. Don Cristóbal en España, Puch de Inglaterra, Guiñol de Francia, Don Roberto en Portugal, Polichinela en Italia, etc., no son sino distintas caras de un mismo personaje, que en cada lugar ha tomado las peculiaridades locales, pero con un innegable tronco común.




En nuestro país se perdió esa tradición, entre el olvido de los duros años de posguerra y la utilización maniquea e interesada de la cachiporra. El género se fue degradando hasta su práctica desaparición. Recientemente, distintos titiriteros están rescatando este clásico teatro de participación de su injusto olvido, tratando de devolverle su verdadero sentido y su justa dimensión. Teatro Arbolé ha recuperado los títeres de cachiporra y los ha llevado a su máxima expresión junto al popular personaje Pelegrín.




Son varias las claves del éxito de este género: la participación y el diálogo con los espectadores, el ritmo trepidante a veces frenético de los muñecos, el efecto catártico de la cachiporra y un contenido netamente subversivo de la realidad y la cotidianidad. La cachiporra vuelve a ser un elemento del juego, una manera de entrar en un juego escénico, que nada tiene que ver, ni con un sentido justiciero ni con una apología de la solución de los problemas con la violencia; sino con una recreación tan grotesca y distorsionada que es imposible extrapolarla a la realidad, y que por un momento nos libera de ella.

No hay comentarios: